BIENVENIDOS A RADIOSOL 103.3 LRS 846-TOSTADO-SANTA FECuando las represas cerraron La ruta 17 llega a 75% de ejecuciónTostado. PASO 2017Tostado: licitarán nuevas viviendasTostado: Emanuel Urresti nuevo refuerzo de San LorenzoTostado: encuentro de danzas folclóricasEncuentro de jóvenes en "Las Gamas"La provincia avanza contra la venta engañosa de terrenos en loteos no habilitadosMomento cumbreTostado: intervienen a la Asociación de Bomberos VoluntariosUrgente: intervienen la Asociación Bomberos Voluntarios de TostadoRed nacional de municipios productivosCambios en la ley de tierras: Nos devoran los de afueraTostado: la "Fanfarria Ambulante" deambuló por la ciudadTostado: entrega de escrituras

Sin ofensas

Marzo 08, 2017
Espero que esta, mi reflexión, no hiera a nadie. Veo diariamente por las redes sociales contraposiciones en el problema educativo que estamos atravesando. Maestros contra maestros. Políticos contra políticos. Ciudadanos comunes contra ciudadanos comunes. Teniendo casi todos su verdad relativa.
Les recuerdo que la educación actual ha sufrido un gran cambio en los roles sociales, culturales, políticos, científicos y tecnológicos. Se debió dar una profunda reestructuración del trabajo de las instituciones escolares, sobre todo, los docentes, como factor principal en las prácticas educativas. En el desarrollo de dos facetas a la vez. La primera como profesional educativo (docente) y la segunda como investigador que busca a través de la información e innovación elementos que atiendan a las necesidades de los alumnos. Ricardo Fernández Muñoz cita a Escaleno Benito (1946: 44-46) para abordar elementos importantes que el docente del siglo XXI necesita desarrollar tres aspectos: Papel técnico: habilidad para guiar el aprendizaje de sus alumnos, que implica a la vez conocimiento y capacidad para utilizarlo a favor de la educación de cada uno de sus alumnos.
Este sencillo exordio es para ubicar al maestro/a actual en una de las tareas más importantes que se conozca. Sin desmerecer las demás. Ya todos sabemos las múltiples actividades que desarrolla el maestro en la “soledad” de su aula. Con la firme vocación y formación para la tarea que realiza día a día. Algunas docentes de los siglos XIX y XX como Matilde Figueira, Juana Elena Blanco, Ana María Elflein, Sara Justo, Josefina Passadori, Angela Peralta Pino, Clotilde González Fernández, entre otras. Seguramente con mucha vocación y con una formación adecuada para la época, desarrollaron espontáneamente la actividad docente. Pero con un estatus social diferente a las maestras actuales. La mayoría, con una situación económica holgada. Esposas de productores agropecuarios e industriales de la época. Salvo, nuestra inolvidable Angelita P. Pino. Ahí quiero hacer una inflexión. Nuestras queridas maestras actuales, son trabajadoras de uniforme blanco. Que deben llevar el alimento para sus hijos y ayudar a mantener dignamente una familia. Entonces considero que nuestro presidente no entendió el rol del docente, y creo que nunca lo entenderá. No tiene “vocación” para ellos. Está formado en uno de los principios filosófico-político más crueles que se conozca: EL NEOLIBERALISMO. Lo más alejado de la educación para lograr un país libre, honesto y solidario. Objetivos primordiales de la educación que proponen los docentes de mi patria y región.
Pido a los queridos docentes, tener tiempos de reflexión, y que no se dejen llevar por el odio y el enojo por encontrar posiciones políticas e ideológicas diferentes. Se nota cuando escriben en las redes. Ser docente es un don que no debe ser manchado por pensamientos extremos. Estar siempre al lado de los más desprotegidos y bregando por un mundo más humanizado e igualitario. (Oscar Luna)
Comentarios