BIENVENIDOS A RADIOSOL 103.3 LRS 846-TOSTADO-SANTA FETostado: asaltan con arma a concesionaria de autosTostado: adjudican construcciones de viviendasFútbol: San Lorenzo se quedó con el primer partido ante el CATProyecto: "Más allá de los sueños."Comienza la Encuesta Nacional de Gastos en los HogaresTostado: entrega de escriturasHabilitan tránsito en la Ruta N° 2Rige la veda de la pesca del surubí en la provincia de Santa FeTostado: alumnos de la Escuela 419 visitan el museoTostado: viviendas para la localidadTostado: cierran pasos a niveles de calle Haití y San CristobalTostado: retiran cartelería políticaPronostican un fenómeno “La Niña” a largo plazoElecciones 2017: Bertolino, Barrionuevo y Rosales al Concejo tostadenseTostado: entrega de microcréditos

Pronostican un fenómeno “La Niña” a largo plazo

Octubre 24, 2017
El fenómeno La niña forma parte del ciclo global conocido como como El Niño-Oscilación del Sur (ENSO). Este es un ciclo que tiene dos fases: la cálida que es conocida como El Niño, y la fría, que es la que, con toda probabilidad tendremos en los próximos meses conocido como La Niña.

Ésta comienza cuando los vientos alisios soplan de manera muy intensa desde el oeste haciendo que las temperaturas ecuatoriales disminuyan.
La Bolsa de Cereales de Buenos Aires difundió su último Informe de Perspectivas Agroclimáticas Estacional donde establece que durante el invierno y lo que va de la primavera 2017, el Océano Pacífico Ecuatorial se enfrió considerablemente, abandonando el estado de “El Niño” que mantuvo durante las dos temporadas precedentes, y pasando a un estado neutral frío que, de continuar la actual tendencia, podría convertirse en un estado de “La Niña”.

En el corto y el mediano plazo, esta evolución será favorable, ya que producirá una progresiva moderación en las precipitaciones, aliviando la presión sobre los extensos anegamientos e inundaciones que afectan a los campos bajos. Según el informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, el escurrimiento superficial y profundo desde los campos altos hacia los bajos, hará que la reducción de los excesos hídricos sea lenta. Asimismo, se prevé que el Océano Atlántico permanecerá caliente, compensando en parte los efectos del enfriamiento del Océano Pacífico. La circulación entre el Ecuador y el Polo Sur continuará muy activada, produciendo una alternancia entre lapsos cálidos y marcados descensos de la temperatura. Por esta causa, la primavera observará el riesgo de heladas tardías, el verano experimentará fuertes calores, y el otoño se verá expuesto a heladas tempranas.

En el largo plazo, el progresivo enfriamiento del Océano Pacífico podría llevar al desarrollo de un episodio de “La Niña”, que podría causar sequía severa en gran parte del área agrícola a partir del otoño de 2018 en adelante. Dado que esta tendencia es incipiente, será prudente continuar vigilando la evolución del clima hasta tanto pueda arribarse a un diagnóstico certero.
Consecuencias del fenómeno de La Niña
Lo que podemos esperar de este fenómeno es lo siguiente:
Aumento en las precipitaciones al sudeste de Asia, en partes de África, en Brasil y en Australia, donde las inundaciones pasarían a ser algo común.
Aumenta la frecuencia de las tormentas tropicales y de los huracanes en los Estados Unidos.
Nevadas que podrían ser históricas en algunas partes de los EEUU.
Habrá sequías importantes en el oeste de las Américas, en el Golfo de México y en el nordeste de África. La temperatura en estos lugares podría ser algo más baja de lo habitual.
En el caso de España y de Europa en general, las precipitaciones podrían aumentar significativamente.
Comentarios